Cómo utilizo mi dispositivo electrónico para angustiarme

Comienzo a tomar conciencia de cómo utilizo mi dispositivo electrónico para angustiarme, estoy empezando a descubrir cómo hago para entrar en una espiral de tensión y agobio y, poco a poco, estoy aprendiendo a reencontrarme con mi calma y autoconfianza.

Soy consciente de qué parte de mí es la que aparece cuando me descubro a ratos mirando si estás en línea, leyendo y releyendo y volviendo a leer los mensajes de texto que nos hemos enviado, cuando quiero que me respondas inmediatamente: Aparece mi parte controladora, que me hace tensar mi cuerpo, noto como se acelera mi respiración, siento una presión en el pecho, me pongo en situación de alerta …

Parece como si de 0 a 100 se dispararan todas mis alarmas, comienzo a interpretar la realidad a mi manera, a imaginar que las cosas van mal, me dejo convencer por esa parte de mí desconfiada y permito que alimente pensamientos que me hacen sufrir …

Mis pensamientos se dedican a buscar, pensar y repensar pistas e indicios que me llevan a interpretar que hay algún problema contigo por algo que has escrito o por no contestar inmediatamente a mi mensaje de texto o de audio, me hacen querer adivinar qué has querido decir con esto o con aquello…

Entonces me entran las dudas y la inseguridad (“… y si …”),
mis pensamientos me hacen creer que estoy en peligro, siento miedo y quizá también sienta rabia.

Ahora con la claridad de mi fuerza interior soy consciente de que estos pensamientos son sólo pensamientos, son sólo una parte de mí y no son reales, los estoy creando con mi imaginación, así que decido no hacerles caso, decido pararlos y llevar mi atención a otro asunto.

Decido no anticipar las cosas negativas que podrían suceder en mi relación contigo, si tiene que pasar algo, cuando pase, si es que llega, entonces será cuando preste atención a esa situación, ahora no es el momento.

Asumo que no puedo interpretar cómo te sientes ni qué quieres decir sólo haciendo caso a un mensaje de texto o de voz, es imposible imaginar el tono o el sentido de lo expresado, necesito estar en contacto, mirarte, sincerarme desde la claridad de las sensaciones y emociones del encuentro cara a cara, así que acuerdo una cita contigo y pongo mi energía en otros asuntos diferentes.

Me anclo en mi respiración, tomo varias inspiraciones profundas y al espirar imagino cómo mis tensiones van desapareciendo, siento como si mi cuerpo se vaciara de lo negativo, pongo atención a mis músculos, sacudo los brazos, me estiro, aflojo piernas y brazos, va desapareciendo la  sensación de alerta y llega una calma que me permite que acudan pensamientos realistas y me ayuda a buscar soluciones creativas a mis dificultades.