Manejar la ira.

Tú puedes aprender a manejar tu ira.
Cuando sientes ira no pasas de 0 a 100 inmediatamante, la ira va subiendo poco a poco hasta que sientes que pierdes el control y estallas.
Tú puedes aprender a identificar las señales de baja intensidad de la ira y serás capaz de decirte cosas como: «cuidado te estás alterando, te pondrás muy nervioso/a, estar así no te ayuda en nada, tranquilízate, …».
Tú puedes adquirir la capacidad de parar y calmarte, conseguirás no agredir, poco a poco te sentirás mejor contigo mismo/a y tendrás relaciones satisfactorias con los/as demás.
Tú puedes pedir ayuda y responsabilizarte de este cambio positivo.
man-throwing-punches-towards-the-camera_wkljddoxh__S0000
Otras personas que han tenido dificultades para manejar su ira se han dado cuenta de que esto era un problema importante en su vida, han aprendido a tomar conciencia de las señales que les llevan a estallar (como los puños cerrados, tono de voz alto, respiración acelerada, pensamientos culpando a los demás, centrarse sólo en su malestar, …), han adquirido estrategias para calmarse y dejar de pensar en su ira y han avanzado aprendiendo a no dañarse a sí mismas y a las personas que les rodean.
Da un paso adelante, solicita ayuda y decídete a acabar con relaciones de abuso de poder o maltrato psicológico o físico que también a ti te están haciendo sufrir.